jueves, 3 de abril de 2014

Ciudad Real. Madre y Maestra.

http://4.bp.blogspot.com/-IYvWIxx4Sfk/UzvDoSNhQ-I/AAAAAAAAEkE/WLOYtR7tSNg/s1600/1.jpgEl pasado sábado 29 de marzo se pronunció el Magno Pregón de la Semana Santa de Ciudad Real en el Teatro Municipal Quijano, a cargo de D. Jesús Torres Martínez.  A continuación reproducimos el fragmento dedicado a nuestra Cofradía:
MADRE Y MAESTRA
Madre y maestra… la Hermandad donde el pregonero vivió su juventud cofrade, donde definitivamente le fue inoculado el veneno… ¡bendito veneno! Ese que sin antídoto posible nos hace soñar con un compás flamenco, una ropa bien hecha y una recogida que nunca termina… Madre y maestra.
El estilo que más tarde asumimos todos, y que refleja un respeto absoluto por la liturgia, por el orden, por la seriedad en su puesta en escena y, ¿por qué no? Por la representación alegre y artística de la belleza y del gozo del misterio de la Redención del hombre, ha sido desde su fundación –hace ya 31 años- ejemplo de amor incondicional a sus Titulares, de vida plena de hermandad durante todo el año, y de búsqueda permanente de la excelencia.
Lo demuestran sus impresionantes altares de culto, monumentos efímeros de la Fe, donde la mano de los priostes deja cada año su ofrenda particular al Hijo de Dios y a su Santísima Madre. Lo demuestran sus triduos, quinarios, funciones, Rosarios de la Aurora, traslado solemne, y los innumerables actos religiosos celebrados a lo largo de todo el año. Y lo demuestra su brillante salida procesional.
El pregonero pasó 12 preciosas primaveras bajo el sufrimiento de un Cristo torturado, y la mayor parte de ellas bajo los cascos de un romano corcel y al calor de un zanco de madera… ¡me invade la nostalgia! No se olvida así como así la raza costalera de una cuadrilla sin igual, ni los dulces andares de la Señora ya de vuelta hacia el innombrable… Y es que… cada cosa en su sitio… no merece ninguna Cofradía salir de una cochera… por mucho que se haya querido dignificar un lugar, más que apropiado para ensayar, pero poco o nada para realizar una Estación de Penitencia como Dios quiere y manda.
Las cofradías ha de salir de su lugar natural, que no es otro que el Templo donde están incardinados sus Sagrados Titulares y donde reciben culto, llantos, agradecimientos y plegarias todos los días del año. Si las características arquitectónicas de las desafortunadas construcciones del difunto siglo XX no permiten la salida de los pasos, éstos habrían de salir, al menos según mi humilde criterio, del lugar más cercano posible al Templo… un lugar sencillo, sin innecesarias ostentaciones… pero en la Parroquia o junto a ella, de manera que la profesión de Fe que representa una Estación de Penitencia no pierda ni un ápice de la solemnidad que ésta merece.
Permíteme manchego… que hoy sueñe despierto…

Fuente y Fotografía:  http://hermandadflagelacionciudadreal.blogspot.com.es/

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

No hay comentarios: