lunes, 14 de abril de 2014

Valladolid. Carta del Presidente.

http://3.bp.blogspot.com/--2hW-bjTfkk/US-Gr9rWEMI/AAAAAAAAANc/6uhcv361Uw8/s250/25054-Nuriarec.jpgQueridos Cofrades, queridos amigos

Una de las señas de identidad de nuestra Cofradía, y así se puede leer en infinidad de artículos, es la sobriedad de nuestros desfiles procesionales. Qué duda cabe que nuestro hábito conjunta perfectamente con esa sobriedad. No es un hábito ligero. Podríamos decir que es pesado, de tela gruesa, tanto que arrastra por el suelo…

De un modo u otro en nuestro día a día también soportamos cargas pesadas, de tela gruesa: una asignatura que se nos atraviesa, unos padres que no me entienden, unos hijos que me dan quebraderos de cabeza, un compañero de trabajo que no es tan compañero, una tela tan gruesa que en ocasiones hace que nos sintamos muy cerca del suelo.


Es evidente que nos ha tocado vivir una época complicada en muchos aspectos y vamos tan corriendo, tan rápido, tan sin fijarnos en nadie más que en “cómo salir de esta”, o en “tengo que entregar el…” que nos hemos olvidado de pararnos un segundo para ver qué es lo realmente está pasando. Es muy difícil fijarnos con detalle en nuestro alrededor y solemos hacerlo “de pasada”
Pero antes de cada procesión, junto con nuestro día a día pesado y grueso, nos ponemos nuestro no tan ligero hábito. ¿Más peso aun? Ese hábito es el que nos tiene que hacer parar en ese momento. Ya hemos corrido mucho durante todo el día. Es el momento de detenernos y buscar la calma. La sobriedad, el silencio, nuestros faroles, nuestro Santo Cristo Yacente tan dulcemente balanceado, son factores que nos ayudan a detenernos.

Tratemos este año de no sumarnos más carga. Ofrezcamos nuestras preocupaciones a nuestro Cristo Yacente. El cargó entonces con nuestros pecados, con nuestros problemas, su cruz era la de todos; HOY sigue haciendo lo mismo. Y ya, con la mente más despejada, dispongámonos a ponernos el hábito de la Cofradía.

Desde esta Junta de Gobierno, al cumplirse el cuarto año de mandato, queremos agradecer a todos los cofrades su apoyo. Algunos se hacen más presentes en el día a día de la Cofradía, otros colaboráis en cada procesión o en cada acto, pero todo por igual sentís la Cofradía y os preocupáis por ella.

Sabemos que muchos tenéis inquietudes, sugerencias, propuestas… Es el momento de seguir preocupándoos por la cofradía, de aportar vuestro grano de arena a estos 84 años de historia. Desde entonces han pasado muchos cofrades, muchos directivos y presidentes, y lo seguirán haciendo, porque este camino no tiene un punto de llegada. A lo sumo tiene una parada en el camino para descansar, junto a nuestro Cristo Yacente, ofrecerle el trabajo realizado hasta el momento, despojarnos de preocupaciones y, una vez liberados, volver a ponernos el hábito.

Os invitamos a continuar ese camino en compañía de Jesús, que al fin y al cabo, es el mejor guía que se puede tener durante esta etapa de vida de la Cofradía.

Jesús González Expósito
Presidente 


Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

No hay comentarios: