jueves, 24 de abril de 2014

Palma del Rio. Resumen de la Semana Santa de 2014.

http://2.bp.blogspot.com/_zOiekXQ8qL0/TKJZJpBD42I/AAAAAAAAADY/jeik0Ficcqw/S1600-R/pasion.jpgPleno. Solo esa palabra sirve para describir esta Semana Santa 2014 que ya se aleja en la memoria. Hacía años que no se recordaba una Semana Santa con un tiempo tan espléndido donde solo el Domingo de Resurrección se vio empañado por el tiempo y otras circustancias. Aun así nada impidió que las 8 cofradías, de Domingo a Domingo, realizaran sus salidas procesionales y llegaran hasta la Carrera Oficial (de hecho si nuestra memoria no nos falla es de las pocas veces desde que existe esta Carrera que todas las hermandades llegan hasta ella). Pero no solo el buen tiempo la mayor parte de la Semana ha sido la nota anecdótica, ha sido una Semana Santa de estrenos a recordar y de momentos curiosos.


Arrancaba el Domingo de Ramos. Tiempo más que estable, más que primaveral, casi veraniego, sol de justicia recibía a Jesús entrando Triunfal en la Jerusalén palmeña en una salida procesional donde reinó la normalidad si no fuera por un incidente que dejó una estampa insólita: la corona de la Virgen de la Estrella sufrió una rotura supuestamente un desprendimiento de la ráfaga que se soltaría del canasto de la misma, a la altura de la calle Feria. La solidaridad entre cofradías permitió que pronto la Estrella luciera una corona prestada para entrar con todo su brillo y esplendor en el corazón de Palma, dejando una estampa insólita de verla procesionar con corona plateada, algo nada discordante pues casaba a la perfección con la blancura de ese palio. Inicio por todo lo alto de la Semana.
 
Lunes Santo seguía el buen tiempo y la noche llamaba a la oración y penitencia del rezo del Vía Crucis del Cristo de las Aguas. Volvía el silencio y la sobriedad de esta cofradía a poner el sello único y distinto de nuestra Semana Santa demostrando su lado más recogido.

El Martes Santo amanecía con tiempo bastante nublado en nuestra localidad. Una de las jornadas más castigadas por el clima en los últimos años en toda Andalucía amenazaba de nuevo con incluso algún leve chubasco en la mañana. No obstante a la tarde las nubes tornaron su tono amenazador a algo más apacible y la cofradía en pleno salía a la calle. A pesar de ese aspecto positivo, este Martes Santo pasará a la historia por ser una jornada también algo accidentada: en la calle Cigüela, una mala maniobra provocó que el palio de la Virgen de Palma y Esperanza se enganchara y desprendiera una de las farolas de forja del alumbrado público. Aparentemente todo quedó en un susto, la cofradía hizo Carrera Oficial sin mayor contratiempo y regresó a su templo.
 
Otro de los días más castigados de nuestra Semana Mayor palmeña, el Miércoles Santo, tampoco sufriría este año el castigo del clima. Sol y ligeras nubes en este día donde la cofradía de Pedro Díaz año a año hace brillar con luz propia un excelso patrimonio que está siendo conseguido con trabajo y esfuerzo. Este año presentaban bordado de la bambalina delantera del palio de María Santísima de la Concepción, una obra realizada por el conocido bordador ecijano Jesús Rosado de una magnífica ejecución y diseño. Los cofrades de la Salud se pusieron así en la calle, completaron su recorrido y disfrutaron de una jornada tranquila después de varios años en los que se ha pasado entre la incertidumbre y algunas suspensiones.
 
Jueves Santo era el día clave de la Semana. Llegaba a su ecuador una Semana Santa que estaba resultando perfecta en cuanto al tiempo y había ganas de que esta cofradía, que en los últimos 3 años no había podido alcanzar el recorrido Oficial, volviera a hacerlo. El tiempo respetó, ni tan siquiera amenazó ni creó dudas, y en silencio y orden y con su devoción el Cristo de la Expiración pasaba nuevamente por Carrera Oficial y por el entorno del Recinto Amurallado recogiéndose a primeras horas de la noche mágica.

     Porque llegaba así la Madrugá, el epicentro de los días grandes de la Semana Santa. La Luna de Parasceve brillaba en un cielo de un intenso azul oscuro noche bordado en estrellas. Digno palio para esta noche como digno era el palio que estrenaba esta noche la Hermandad nazarena recuperando una estampa histórica que se remontaba a antes de la Guerra. Difícil, casi imposible salida, por las dimensiones de la puerta de la Iglesia del Hospital, pero se podía y se pudo sin necesidad de recurrir a dañar el monumento como apuntaban algunas voces críticas. La Piedad así se paseó por las calles siguiendo en su camino por la calle de la Amargura al Señor Nazareno que a los sones de su marcha regresaba de amanecida a su templo, no ya con la prisa con la que lo tuvo que hacer el pasado año, sino después de toda una noche de emociones.
 
Viernes Santo y solo dos cofradías por salir nos separaban del pleno, y en la tarde de este día el sol recibía a los hermanos del Santo Sepulcro. No había duda y la Hermandad puso el duelo por Cristo muerto en las calles palmeñas recuperando un recorrido con encanto y recogimiento, recogimiento acentuado en el paso de la urna por un nuevo acompañamiento musical de capilla con el que la hermandad parece que ha encontrado un buen estilo para representar el dolor y sobriedad de este día. Gran empuje nazareno especialmente destacable de esta hermandad que presentó nutridas filas de hermanos de luz vestidos de negro y negro y blanco.
 
No obstante la lluvia siempre tiene que hacer aparición y en esta ocasión se esperó al final. Con esa incertidumbre amanecía el Domingo de Resurrección, pero la cofradía arriesgó a salir acortando su recorrido. Cristo debía Resucitar este año en Palma después de un año sin hacerlo y así quería transmitirlo esta hermandad que en apenas 2 horas completó un improvisado recorrido llegando con final feliz a su templo. La lluvia no pudo con la Semana Santa este año igual que la muerte no ha podido vencer a la Resurrección.
 
Pero no todo podía ser tan perfecto en esta Semana Santa. La alegría de ver a todas las cofradías en la calle no puede suplir ni mucho menos el dolor por la pérdida de alguien, y en el último día, ese Domingo de Resurrección, perdía la vida un entrañable cofrade palmeño, conocido por todos los que amamos este mundo, compañero músico de la Agrupación Musical de la Vera + Cruz de nuestra ciudad, costalero de muchas de nuestras devociones entre ellas Nuestra Patrona, en definitiva una de esas personas que luchan y viven por este mundo. La Semana Santa de 2014 se alargó hasta ese Lunes de Gloria y no pudo terminar con la Resurrección. Solo queda la Esperanza de pensar que la muerte no es el final y que nuestro querido amigo disfruta de la Gloria del Padre y desde ella seguro que velará por todos nosotros, por los cofrades y cofradías palmeñas, y seguirá presente desde el privilegiado balcón del Cielo la próxima Semana Santa.

Este resumen va por ti, querido Carrillo. Descansa en Paz. 

Fuente, Fotografía y Más: http://pasionentredosrios.blogspot.com.es/

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

No hay comentarios: